La re victimización de carabineros

Antes de comenzar a leer esta columna, es relevante informar que este relato puede ser revictimizante para quienes han sido victimas de violencia o abuso.


El día que se atrevió a detener la violencia que vivía en su hogar, fue abusada por un Carabinero

Ser víctima de violencia intrafamiliar en Chile es una situación que no solo es muy grave, sino que además muy frecuente e invisibilizada por la sociedad. En Chile existen muchísimas mujeres y niñes que viven situaciones de violencia, ya que la violencia es todo acto agresivo que te genera daño: gritar, romper cosas, empujar, golpear, amenazar, ridiculizar, humillar… y una larga lista que podría volverse interminable y que nos hace evidente, solo haciendo el ejercicio de recordar, la cantidad de veces que hemos sufrido violencia.

Pese a ser un delito frecuente, al estar invisibilizado, no lo vemos, o tendemos a asumir que la violencia es una consecuencia de otras cosas, como el consumo de alcohol, el estrés o simplemente cuando alguien nos grita o nos humilla, no lo vemos como un acto de violencia. Pero esta violencia no se explica por la dificultad para controlar la ira, porque sabemos que es menos probable que una mujer en estado de ira intente matar a alguien, o que una mujer borracha viole a su compañero. Dichas conductas obedecen al modelo de sociedad en que estamos insertas, el modelo patriarcal, que replica la violencia en todos sus niveles, en el ámbito intrafamiliar, los espacios sociales, laborales y en la represión estatal de Carabineros.

Imagínense ahora, lo que significa ser mujer y víctima de violencia, y decidir denunciar. La dinámica de la violencia genera una relación jerárquica entre el agresor y la víctima, en donde la víctima, para intentar evitar las agresiones, va a adecuarse, echarse la culpa, disminuirse hasta perder la voz y la esperanza en que algo va a cambiar. Entonces, cuando una mujer denuncia, lo primero que debemos entender, es que está actuando con una valentía enorme y aferrándose a la última esperanza que no le ha matado el daño psicológico, de que las cosas van a estar mejor, de que al fin va a estar segura. De que puede confiar en otros para pedir ayuda.

Y sabemos también, que luego de denunciar el proceso nos expone, el sistema nos re victimiza y pocas veces obtenemos la justicia que nuestra salud mental e integridad nos pide, por lo que lo mínimo que podemos garantizar es un trato digno, seguro y empático de parte de quienes nos asisten en este proceso.

Pero ¿Cómo vamos a esperar eso de Carabineros de Chile? Un sistema no solo patriarcal, si no que además fomenta la violencia y comprende el mundo en enemigos y jefes, en el que todas quienes vivimos en Chile y que no pertenecemos a “los jefes” pasamos inmediatamente a ser enemigos. Dentro de ese grupo estamos quienes somos más agredidas, mujeres y disidencias.

Volvamos entonces al modelo patriarcal de Carabineros, sabemos que funciona con jerarquías, que valida y fomenta la violencia y que divide al mundo en jefes y enemigos, siendo las mujeres, un mero objeto de utilidad y satisfacción, en el que ser mujer, vivir violencia y tener que denunciar, es nadar contra la corriente y es correr riesgos, por que el solo hecho de denunciar aumenta el riesgo de una represalia por parte del agresor, por lo que el actuar de Carabineros debe ser la protección inmediata y absoluta de la víctima, existiendo protocolos claros para ello.

Nuestra vecina de La Reina se atrevió y denunció, desafió todos los obstáculos y miedos hacia sí misma y el sistema, y el Carabinero que debía protegerla, y garantizarle una base de seguridad en un momento de tanta vulnerabilidad, la ve como un objeto y abusa de ella. Generando así una situación de trasgresión tan extrema, que lo más probable es que haya provocado un quiebre en la historia vital de la víctima, en que nada volverá a ser como antes en su vida. ¿En quién puede confiar ahora?

Lo que me parece más grave de esta situación, es que no es primera vez que lo escuchamos, las mujeres no confiamos en Carabineros, no tenemos asociado el concepto de seguridad a un hombre potencialmente violento y armado, por que nos han violado por muchos años, nos torturaron para la dictadura y quizás cuantas historias más que simplemente no han salido a la luz, y temo que esta historia se haya trasformado en noticia, solo porque denunció otro Carabinero… porque la víctima hubiese sido silenciada y tratada de mentirosa si hubiese denunciado por ella misma que; el día que se atrevió a detener la violencia que vivía en su hogar, fue abusada por un Carabinero.

Recomendados

Acerca de Manuela Gatica 3 Articles
Soy Psicóloga de profesión, candidata a magister en psicología jurídica y forense, y fundadora de la Comisión de Salud Mental y niñez de Convergencia Social, he trabajado toda mi vida en temas de violencia intrafamiliar y vulneración de derechos de niñas, niños y adolescentes