¿Existe realmente voluntad política para mejorar el Parque Padre Hurtado?

El día 28 de abril, los vecinos de La Reina nos enteramos, a través de El Mercurio, que los Alcaldes José Manuel Palacios, de La Reina y Joaquín Lavín, de la comuna de Las Condes, se encuentran trabajando en un Plan Maestro para revitalizar el Parque Padre Hurtado, ex Intercomunal. Por supuesto, el que los Municipios se encuentren trabajando por una mejora al parque me parece a priori una muy buena noticia. Lamentablemente, lo que inicialmente parece bueno, se va volviendo oscuro a medida que se tiene más información.

La importancia de la Participación Ciudadana

El proyecto descrito por los alcaldes presenta varias ideas, por ejemplo, una piscina cristalina con arena de playa en el sector donde actualmente se encuentra la laguna. Esta es una idea sin dudas controversial, pues viene a romper con la identidad histórica del parque. Más grave aún es que esta piscina sería de acceso pagado. Si a esto sumamos que actualmente la entrada al parque es pagada y que la mayoría de los servicios al interior también lo son, cobra sentido la reflexión planteada por la concejala de Revolución Democrática, María Catalina Rubio sobre quiénes serán los beneficiados con las mejoras que se harán el parque y cuál es la idea de seguir privatizando espacios de esparcimiento, especialmente aquellos al aire libre, en una ciudad donde son tan escasos como Santiago.

Así, cada una de las ideas para la remodelación del parque tiene pros y contras, por lo que el proceso sobre cómo se toman las decisiones de la remodelación cobra una relevancia fundamental, pues estamos frente a un enorme potencial para beneficiar a la comunidad, y no podemos desaprovecharlo. Es por esto que necesariamente el proyecto se debe trabajar a través de un proceso de Participación Ciudadana.

Consulta Vinculante v/s Participación Ciudadana

Hecho este énfasis sobre el Proceso, la Municipalidad de La Reina ha respaldado las ideas que contiene el Plan Maestro en una consulta digital anterior. Esta consulta no fue difundida entre los vecinos de La Reina, lo que limita su posibilidad de asegurar un buen proceso. También para sostener la iniciativa, se ha señalado que la materialización final dependerá de los vecinos a través de una consulta vinculante.

Quiero señalar que si bien tener una consulta vinculante es un avance, no es suficiente, ya que en ningún caso una consulta, por vinculante que sea, es similar a un proceso de Participación Ciudadana. Un proceso de Participación Ciudadana implica la decisión conjunta de la comunidad sobre la asignación de recursos, las mejoras a realizar, sus características, usos y alcances, y no sólo votar la aprobación o rechazo final de un proyecto, que no va a responder necesariamente a las necesidades e inquietudes de los vecinos.

Ante esto, es necesario repasar algunos elementos fundamentales de proceso de un Participación Ciudadana eficaz, como lo son una difusión exhaustiva (digital, volantes, espacio público), identificar diagnósticos y objetivos claros, transparentar el presupuesto, forma de financiamiento y proveedores, realizar mesas de trabajo entre técnicos (arquitectos, constructores, paisajistas, entre otros) y la ciudadanía, clarificar etapas y fechas del proyecto, y poder asegurar visitas de representantes vecinales durante la construcción de las obras, en distintos estados de avance, para asegurar que estas respondan a lo inicialmente diseñado.

En ese sentido, mi primer llamado a las autoridades es a combinar la consulta vinculante final, con un proceso de participación ciudadana abierto y con una metodología clara, que permita establecer entre todos cuáles son las mejoras que se consultarán. Esto no ha sido garantizado hasta el momento, pues sólo se han usado palabras vacías, pero no se ha explicitado una línea de trabajo con plazos y objetivos de la participación, más allá de la mencionada consulta final. En el lamentable caso de que las autoridades no estén disponibles para dicho proceso, espero, al menos, que la votación final sea separada por ítem de inversión, y como paquete completo, pues así podemos aproximarnos ligeramente más a aquellas mejoras que realmente interpretan a la ciudadanía.

Si acaso existe, realmente, voluntad política para mejorar el parque, hagámoslo en serio, sin agotarnos en frases y sloganes bonitos, sin fijarnos sólo en el proyecto final, sino a exigiendo un proceso que debe ser, realmente en todo momento, con la ciudadanía.

 

Recomendados

Acerca de Hugo Montes 2 Articles
Vecino de La Reina, Sociólogo.