Violeta en tres melodías

En el centenario del nacimiento de esta gran cantora popular, su figura está en todas partes, en conciertos, en encuentros y en exposiciones entre otros. Pero como vecinos de la Reina, ¿sabemos en qué casas vivió Violeta en nuestra comuna? o ¿dónde estuvo su carpa amarilla? o ¿si quedan vecinos qué la conocieron?

Estas y otras preguntas que de seguro surgirán, las iremos descifrando a lo largo de tres entregas que colorearemos juntos como una de sus tantas arpilleras. Repasaremos su legado y su trabajo y culminaremos en  el hoy, en la nueva hija ilustre de La Reina y en las instituciones comunales que rescatan su memoria.

Hoy damos comienzo a nuestro primer rasgueo de esta gran canción llamada Violeta Parra, bienvenidos a la gran carpa amarilla

La nueva vecina: Calles Paula Jaraquemada y Segovia 7366 

Violeta llegó a la comuna 1946 junto a su hermano Eduardo a vivir en una casa en Paula Jaraquemada que le arrendaron a su hermano Nicanor y a su esposa, Ana Troncoso. De la casa no queda nada, porque tras el terremoto del 27 de febrero hubo que demolerla.+

Más al oriente y bastante años después arribó a la “casa de palos”, como cariñosamente la llamaban en 1958. Gracias a la ayuda de sus hermanos levantó como pudo una vivienda precaria en Segovia 7366. Hoy la habita su nieta Tita Parra, hija de su hija Isabel.

Interesante resultó nuestro recorrido por el barrio, pues muchos vecinos desconocían la presencia de tan ilustre vecina. Desde afuera se puede divisar la construcción original de madera que se diluye en un material sólido y se corona en un segundo piso.

Segovia 7366

La cercanía con Pablo de Rodka que vivía en Valladolid a unas pocas cuadras de Segovia o la visita a la casa de “La hormiguita” en Lynch, hacían de este barrio una real ruta cultural y claro está, un intercambio intelectual importante.

Pasaron los años y la recopiladora de las antiguas cantoras luego de su viaje a Europa, retorna a Chile respirando un reconocimiento internacional importante, sus arpilleras y obra pictórica posan durante 4 meses en el segundo piso de la sala de Artes Decorativas del Museo parisino Louvre. Lograba convertir lo rural en universal.

La carpa amarilla, La Cañada 7200

Este corderillo disfrazado de lobo, como la retrata Nicanor, había cambiado, estaba más madura y resuelta y con una idea fija: crear un espacio popular, donde se fundiese lo pedagógico, heredado de su padre, con lo artístico de su madre, con quien aprendió el arte de la guitarra y el de coser.

La creación de un centro cultural popular la llevó a tocar muchas puertas, la única que se abrió fue la del alcalde de la recién creada comuna de la Reina, don Fernando Castillo Velasco, quien le cedió un espacio grande cercano a 4 hectáreas para instalar su carpa amarilla, que había sido nada menos que su pago por un concierto en la FISA.

Con ayuda de sus hermanos y su pareja, el suizo Gilbert Favré, levantaron la carpa que tenía capacidad para cerca de 500 personas. Ubicada en La Cañada 7200 en los sitios del antiguo Parque La Quintrala, es decir, en los terrenos que están detrás del Unimarc de Príncipe de Gales, es esa especie de triángulo que por el oriente limita con la calle Mateo de Toro y Zambrano, por el norte con Aguas Claras, por el sur con La Cañada y por el poniente con la calle Santa Rita.

La Cañada, sector donde estuvo la famosa Carpa Amarilla

A las 17 horas del 17 de diciembre de 1965 comenzaron a volar por el sector muchos globos invitando a los vecinos a la gran inauguración de este espacio artístico, en el que se impartirían durante el día talleres de guitarra, de pintura y de artesanía. Durante la noche la carpa se transformaba en una peña, donde se escuchaban las canciones de Violeta, de un joven Patricio Manns o de un Víctor Jara.

Sin calefacción y muertos de frío apiñados a un bracero los artistas como el conjunto folclórico El Chagual, Payo Grondona, Gabriela Aguilera, Quelentaro y la aclamadísima Margot Loyola avivan las noches frescas de la precordillera.

Folleto de la Carpa

No era fácil llegar a estos lares, la mayoría de los parroquianos se venían desde plaza Egaña a pie hasta la carpa y a la vuelta tenían que organizarse para llegar a sus hogares a las 3 o 4 de la mañana cuando culminaba la fiesta. Se vendían mistelas y comida chilena, Violeta era la anfitriona, la chef, la cantante, las hacía todas con ayuda de sus hermanos e hijos.

Durante el verano la concurrencia no falló, pero con la llegada del invierno el público comenzó a diezmar, entre el frío y la distancia.  Los talleres tampoco contaban con alumnos, pues la ubicación no era la ideal. Llevar este gran buque se hacía cada vez más complicado.

Sumado a esto, la ida de su amado al norte acrecentó el futuro fracaso de este emprendimiento. Violeta lo va a buscar a Bolivia para convencerlo de trabajar juntos en esta gran empresa.

La negativa de Gilbert, la hace retornar vacía y sola; y su carpa amarilla presintiendo su descalabro interior cede al puelche que la derrumba. El impulso de creadora la lleva a poner punto final de su propia mano a tanto dolor, marchitándose un de 5 febrero de 1967.

Hoy quedan solo unas araucarias en los cuatro edificios amarillos que susurran las canciones desconocidas que brotaron de las mujeres campesinas, de las quejas y las alegrías de los mineros y las danzas y poesía de los isleños de Chiloé, que Violeta Parra las hizo universales y parte de la memoria chilena.

Escultura que recuerda  el paso de Violeta por La Reina

Escultor Alejandro Muñoz, 2012.

 

Fuentes:

https://www.archivochile.com/Cultura_Arte_Educacion/vp/s/vpsobre0044.pdf

https://www.plataformaurbana.cl/archive/2015/03/02/publican-libro-que-recorre-todas-las-edades-de-la-reina/

https://www.violetaparra100.cl/biografia/

https://www.latercera.com/noticia/la-relacion-que-unio-a-fernando-castillo-velasco-con-violeta-parra/

https://resumen.cl/articulos/x-violeta-parra-sigue-viva-los-homenajes

https://www.theclinic.cl/2017/09/18/las-ultimas-visiones-violeta-parra/

https://www.youtube.com/watch?v=iaeGi3da4j8

https://www.youtube.com/watch?v=6CkKkuYXNhE

https://www.youtube.com/watch?v=bLDkrtjU6Hs

https://diario.latercera.com/edicionimpresa/en-busca-de-la-carpa-de-violeta-parra/

https://web.uchile.cl/publicaciones/cyber/13/tx7.html

https://www.youtube.com/watch?v=ag5hpOcXbI8

https://www.resumenlatinoamericano.org/2017/05/28/chile-una-carpa-violeta/

https://solgarcia.wordpress.com/2007/09/11/339/

Recomendados

Acerca de María José Herrera 27 Articles
Periodista e Historiadora - Asesora en Comunicación en Brümmer Comunicación Corporativa S.A. - Vecina de La Reina

1 Comment

  1. El solo hecho de que La Reina esté hablando de Violeta, que la sintamos nuestra, que muchos vecinos aún tengan recuerdos de ella amerita que la consideremos nuestra, aunque no haya nacido acá

Los comentarios están cerrados.