La seguridad bajo ataque

Vecinos nos han reportado que las cámaras de seguridad municipales están siendo  destruidas en las zonas donde existe mayor narcotráfico

La comuna de La Reina siempre se ha destacado por presentar niveles de seguridad superiores a los de la mayoría de las comunas de la región metropolitana. Esa buena fama en parte, ha hecho que el valor de la propiedad suba más rápido que en las otras comunas del sector. Lamentablemente las estadísticas de algunos cuadrantes muestran un aumento importante en la comisión de delitos.

Se necesita y agradece el aumento en la dotación de seguridad de la municipalidad, pero es es sensato creer que poner la lucha contra la delincuencia en manos de civiles puede solucionar la falta de dotación policial.

La municipalidad durante el último año ha implementado el plan «Ojos de halcón», ha incrementado la dotación de vehículos de seguridad y ha estrechado los lazos de trabajo tanto con los comités de seguridad como con las juntas de vecinos. Todas iniciativas indispensables y que demuestran el interés de las autoridades locales y de los vecinos para cumplir con su deber en cuanto a la seguridad comunal.

A pesar de todo este trabajo parece que la situación sigue desmejorando, en las últimas horas vecinos nos han reportado que varias cámaras de seguridad que son parte esencial de dicho plan,  han sido vandalizadas. Estos ataques han creado puntos ciegos justamente en zonas conocidas por ser puntos de distribución de drogas. La situación de dichos barrios es conocida desde hace mucho tiempo e incluso ha sido objeto de reportajes en televisión. Los hechos descritos no hablan de jóvenes aburridos sino de pandillas armadas que se han enfrentado a balazos con la policía, que han destruido las cámaras con disparos y que hoy vigilan para que no sean repuestas. Relatan también, como los inspectores sólo pueden ver lo que pasa y pedir refuerzo policial, porque de otra forma arriesgan la vida. Estos hechos dan cuenta de una clara disputa entre bandas delictuales en contra la autoridad. Hablan de barrios donde la policía no entra y rige la ley del más fuerte.

La responsabilidades donde corresponden

Ciertamente todos los actores podemos hacer más, no es una excepción  la municipalidad pero los avances que ha hecho y especialmente la labor de de los inspectores debe ser reconocida, hoy los vemos recorriendo la comuna con un nivel de seguridad reforzado por nuevos vehículos más grandes. Pero evidentemente la protección que posee un civil, aunque se funcionario municipal, es muy pequeña comparada con la que tienen las policías que viajan armadas, con entrenamiento de otro tipo y que son parte de una organización especializada. Las policías pueden solicitar apoyo de otras comunas, recurrir a fuerzas especiales, tener apoyo aéreopolicial, poseen recursos de inteligencia, todas cosas que nunca tendrán ( ni deberían tener ) las municipalidades.

En este punto es bueno detenerse para evaluar sobre quienes estamos poniendo la responsabilidad de la seguridad, la municipalidad tiene un rol importante, es indudable, los vecinos tenemos un rol que asumimos organizándonos en comités de seguridad y apoyando la labor municipal y policial. Pero la responsabilidad mayor, la tienen las policías, cuya existencia sólo se justifica en tanto  provean seguridad a la ciudadanía. Es a ellos a quienes se les ha entregado no sólo el monopolio de las armas, sino también los recursos para adquirirlas y el marco legal para legítimamete usarlas.  Con todos estos recursos es lícito exigir que cumplan con su deber, y que de no tener las herramientas suficientes las soliciten a sus mandantes, la civilidad organizada en un estado de derecho.

Carabineros al debe

La comunidad junto al municipio, está haciendo su mejor esfuerzo, pero es momento de exigir que las instituciones especializadas expliquen que han hecho los últimos años.

La dotación de carabineros de la comuna no se ha incrementado desde ya hace demasiados años. La institución también prometió la construcción de una segunda comisaría, hoy el terreno destinado a eso luce aún vacío, esperando la concreción de la palabra empeñada.

La dotación policial en La Reina es superior al centenar de funcionarios, pero ni en patrullas o de infantería vemos algún porcentaje significativo de esos efectivos. ¿El resultado? Hoy barrios siendo tomados por el narcotráfico, sistemas de televigilancia destruidos como si la impunidad fuese un derecho garantizado por la ausencia policial.

Carabineros en el mall, una imagen habitual. Foto tomada el 5 de Marzo a las 10:05 horas. El funcionario de más atrás se molestó y algo dijo desde el nivel subterráneo, por el ruido no alcancé a escuchar.

Sería muy bueno que las autoridades policiales transparenten las cifras de personal que existe en la comuna, que labores realizan, el estado y el uso que efectívamete tienen los vehículos policiales, etc. Cuantos funcionarios por ejemplo, están asignados a resguardar el interior del Mall Plaza Egaña donde es habitual verlos recorriendo los pasillos. La cifras de la municipalidad las conocemos, la labor de las juntas de vecinos y comités de seguridad es también conocida. Hoy el actor más relevante de todos parece estar al debe en esta lucha contra bandas cada vez más peligrosas, poderosas, profesionalizadas y con un creciente poder de fuego. Ya se acabó el  tiempo de esperar por soluciones que la experiencia ha demostrado,  no llegarán solas. Es la comunidad la que debe manifestar su opinión con claridad, eso es también es parte del derecho y de la responsabilidad de cada uno de nostros.

 

Recomendados

Acerca de J M Doren 120 Articles
Soy ingeniero en informática, interesado en las humanidades. Fundador y director de La Reina.news y otros medios electrónicos. Creo profundamente en que si dejamos de pensar y cuestionar(nos) no hay nada que nos diferencie de los primates. jmdoren@ok.cl Sitios de mi autoría